Historia

Nuestras raíces

La hortofruticultura en la región de Tirol del Sur tiene una larga tradición. Ya en el S. XVI, había quienes transportaban por el Valle del Adigio fruta fresca y conservas hacia las cortes de Austria y Rusia. La inauguración del ferrocarril del Brennero, en 1867, permitió realizar una entrada triunfal en Europa. En vista del incremento de las ventas, en 1893 se fundó la primera cooperativa hortofrutícola en Lagundo, que dió pie para la creación de muchas más. La Segunda Guerra Mundial no logró parar el éxito de la fruta del sur del Tirol. De hecho, el 24 de agosto de 1945, inspirándose en el lema «La unión hace la fuerza», numerosas cooperativas decidieron agruparse para dar vida a un nuevo consorcio.

Así nació VOG, el Consorcio de las cooperativas hortofrutícolas de Tirol del Sur.

A partir de las 9 cooperativas iniciales, se pasó en seguida al mayor organismo de comercialización de manzanas en Europa. Desde que se unió a ESO en 1999, esta estructura está experimentando una fase de reorganización: en el año 2000 las cooperativas frutícolas asociadas sumaban 33 y tras varias fusiones en el 2011 pasaron a ser 16. Representan a un total de 5.200 productores, con una superficie cultivada de unas 10.600 hectáreas en las que se produce una cosecha que oscila entre 550.000 y 600.000 toneladas de fruta apreciada de altísima calidad y óptimo sabor. El objetivo común es garantizar un elevado estándar de calidad, aumentar la eficiencia y al mismo tiempo reducir los costes. 

Con la nueva estrategia de VOG iniciada el 1 d agosto de 2010, el consorcio VOG responde a los desafíos del mercado en la Europa contemporánea sin fronteras.

 


part. IVA 00122310212